Violencia familiar podría provocar obesidad

Un estudio realizado en Boston señala que los niños en edad preescolar, con historial de maltrato hacia la madre, tienden a desarrollar sobrepeso.

10/06/2010 11:24
AA

Procurar a los niños un ambiente familiar en armonía, los beneficiará en su salud física y mental, un hogar en el que imperen los gritos, los malos tratos y la tensión les puede provocar incluso una tendencia a la obesidad.

Un estudio que se hizo en Boston, Massachusetts señala que cuando es más frecuente la violencia intrafamiliar, se eleva el riesgo de que los niños en edad preescolar sean obesos o de que desarrollen diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer en la edad adulta.

Los investigadores de la Escuela de Medicina de Boston, encontraron que hay una relación entre la violencia contra las madres y la obesidad en los hijos, señaló la agencia EFE.

En su trabajo estudiaron a mil 595 niños nacidos entre 1998 y 2000. Primero entrevistó a las madres cuando nacieron los niños y hasta que cumplieron 5 años y luego midió la altura y el peso de los niños cuando tenían 3 y 5 años. La mayoría de los padres no estaban casados.

A los 5 años, casi la mitad de los niños (788 o 49.4%) habían presenciado hechos de violencia familiar y 263 (16.5 %) eran obesos, es decir, tenían un índice de masa corporal (IMC) superior al 95 por ciento del que registra la población general de la misma edad.

En el periodo de 2005 a 2006, 11 por ciento de los niños de entre 2 y 5 años tenían sobrepeso.

El equipo de Boynton-Jarrett halló que los hijos de mujeres víctimas de abusos crónicos en el hogar eran 80% más propensos a ser obesos a los 5 años que los hijos de mujeres que no habían sufrido abusos.

La relación entre la exposición a la violencia doméstica y la obesidad fue más sólida en las niñas que en los varones, y también en los hijos de las mujeres que habían dicho que vivían en barrios “menos seguros”, precisó el equipo de doctores en la revista especializada Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

Varios factores pueden influir en el peso infantil, como la alimentación, el tiempo frente a la televisión, el peso al nacer, la depresión materna y el tabaquismo durante el embarazo.

En el estudio, tras considerar esos factores, se mantuvo la relación entre la obesidad y la exposición a la violencia doméstica.

“Los resultados son aplicables a las poblaciones de distinto nivel socioeconómico”, aseguró Renee Boynton-Jarrett, quien dirigió el estudio, el primero en su tipo en relacionar la obesidad infantil con la violencia familiar.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: