Virus de la bofetada puede ser muy contagioso y peligroso

El periodo de contagio varía entre la exposición del virus y la aparición del cuadro de gripa.

22/05/2018 4:05
AA
virus de la bofetada

En alguna ocasión hemos observado que usualmente a niños les aparecen manchas rojas en las mejillas, tanto que parece que los han abofeteado, pero no se trata de un golpe como tal, sino de una de las manifestaciones del virus de la bofetada.

Una enfermedad que parece banal por sus síntomas, pero muy frecuente durante la infancia y la primavera; este tema no tendría relevancia, sino es que el virus de la bofetada es contagioso.

>>Te puede interesar: VIRUS DE NORWALK

¿Virus de la bofetada o la quinta enfermedad?

Sí, en realidad este virus es conocido como Megaloeritema, Eritema infeccioso o Quinta enfermedad, los tres nombres son válidos, pero en especial éste último hace referencia a enfermedades exantemáticas de la infancia, tales como:

1 Sarampión

2 Escarlatina

3 Rubéola

4 Síndrome de la piel escaldada

5 Megaloeritema o virus de la bofetada

Esta quinta enfermedad se produce por un virus de la familia de los parvovirus, que se encontró por casualidad en unas baterías de análisis.

Entre los síntomas que presentan los pequeños cuando tienen esta enfermedad, aunque tiempo después desaparece sin ardor, comezón, malestar o fiebres, son:

* Gripe

* Mejillas rojas

* Manchas en el cuello, espalda y brazos

Te recomendamos: ¿Cómo sé si mi bebé tiene fiebre?

¿Cómo se transmite el virus de la bofetada?

El periodo de contagio va entre la exposición del virus y la aparición del cuadro de gripa, alrededor de unas dos o tres semanas, tras aparecer las manchas rojas en los niños, deja de ser contagioso.

Hay que resaltar que durante esas dos semanas de incubación, se deben tomar precauciones con relación al contacto con personas.

En caso de llegar a contagiar a un adulto, este virus puede ocasionar anemia aplásica, un trastorno raro en que la médula no produce suficientes células nuevas.

Uno de los casos más peligrosos es el contagio de una mujer embarazada, ya que esta enfermedad puede ocasionar la infección, aborto o hasta la muerte del feto.

No existe un tratamiento específico contra este virus, es por ello que es necesario acudir con el médico de cabecera. No obstante, la Academia Americana de Pediatras menciona que la forma más importante de prevenir el contagio de este virus, es el lavado frecuente de manos con agua y jabón, el no compartir alimentos, bebidas o cubiertos con niños así como evitar contacto con personas enfermas.

Con información (El País)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: