Vivir en paz o volverse adicto a sus miserias

Experta dijo en SUMEDICO Radio, que las personas felices, son las que se permiten hacer lo que necesitan para lograr lo que desean.

18/03/2013 12:05
AA

La búsqueda de la felicidad es inherente al ser humano, y de acuerdo con la psicoterapeuta Aura Medina, es muy subjetiva,  y tiene que ver con cada persona, con los valores, expectativas, creencias, condicionamientos, que cada uno tiene en su vida.

Según la experta, las personas son capaces de ser felices si se encuentran en un estado de relajación y aceptación, “siempre que entendamos a la felicidad como un estado relajado de lo que es, lo que somos y lo que tenemos”, dijo en SUMEDICO Radio.

Medina señaló que a nadie le gusta sufrir y vivir mal, pero puede ser que no sepa como cambiar su situación, aunque también aceptó que hay quienes viven en un entorno de adicción a su enojo, y  “con tal de no aceptar que los demás tenían razón sobre los motivos que hay para reír, aun cuando todos rían en la habitación siguen con su actitud negativa”.

Y esa parte negativa “en mucho tiene que ver que no nos fijamos en satisfacer nuestras necesidades y deseos, sino que sentimos responsabilidad por complacer a la sociedad, y para ellos siempre es insuficiente, lo que hacemos, lo que tenemos y lo que somos”, explicó la experta.

Cuando una persona tiene esa visión tan “angosta de lo que es la vida jamás será feliz”, porque es vivir a expensas de lo que el otro piensa que está bien.

Por otro lado, también negó que el comprar cosas o ir teniendo ciertos logros fueran la felicidad, solo “es algo momentáneo, porque seguiremos poniéndonos cosas que no tenemos y queremos tener”.

Para comenzar a vencer estas falsas nociones de lo que es la felicidad, la terapeuta recordó un ejercicio que ella realizaba, y que consistía en cada día se agradeciera por 10 cosas buenas que ya tuviera, y así se “van perdiendo las ganas de quejarse por lo que no se tiene y comenzar a disfrutar lo que se ha logrado al cabo del tiempo”.

Aunado a esta actividad, la terapeuta mencionó que es importante comenzar hacer consciencia de la felicidad, y estar relajados con lo que sea que ocurra en el día a día, y aceptarlo, aun cuando sea un enojo, y estar consciente que en un rato más pasará, “pero sobre todo tenemos que amar lo que hacemos”.

Y cuando se aprende a vivir de esta manera, incluso es sencillo inculcarles a los hijos desde pequeños a ser felices, y no dejarse opacar por algo más o los deseos de los demás.

Y aún cuando no es posible conocer con exactitud el nivel de felicidad que cada uno tiene, se puede ver qué aspectos de la vida están satisfechos y cuáles no, y a partir de ahí buscar cómo ir creciendo pero apreciando todo lo que vamos logrando, haciendo y teniendo.

Medina señaló que ella recuerda que su idea de la felicidad era tener una buena pareja, una carrera, una casa, entre otras cosas, pero aprendió que la felicidad también va por etapas, “un niño no tienen ninguna presión y es plenamente feliz, en la adolescencia, uno se quiere comer al mundo, pero llega la madurez, y dices – ya cumplí con la sociedad, con mis papás… y ahora toca cumplir conmigo –”.

Envidia, alerta de tristeza

Medina expresó que cuando se comienza a sentir envidia, es un reflejo de tristeza por el bien ajeno, y es entonces que se debe reflexionar qué es lo que no nos estamos permitiendo para no poder tener lo que se le envidia al otro.

“Todos podemos conseguir lo mismo, pero no queremos arriesgarnos, y hay que jugársela para poder conseguir lo que deseamos, pero la parte tan adulta que se llega a tener impide tener y conseguir esa felicidad y lo que implica”, dijo la terapeuta.

Y la guía para comenzar a cambiar la negatividad por la felicidad consiste en:

  • Cambiar las actitudes negativas
  • Ser conscientes que implicará un esfuerzo cambiar las cosas
  • Hacer una lista de cosas que nos hacen felices
  • Hacer una lista de personas y situaciones que te dan bienestar como el ejercicio, la meditación y el baile
  • Encontrar el momento en que dejamos de cantar y bailar, porque ese fue el momento en que la depresión entró en el alma
  • Nutrirse bien, tener una buena dieta, que poco tiene que ver con una hoja de lechuga y agua.

Con estos consejos la experta dice que se puede ayudar al cuerpo a que se relaje, y “un cuerpo relajado está feliz, los pensamientos negativos se van, por el contrario si solo recibimos auto comentarios de crítica y negación o auto castigo,replica handbags enviamos al sistema nervioso al indicación de no ser feliz”.

Y añadió que para lograr la felicidad y momentos agradables no se necesita ni de tabaco ni alcohol, y al estar más sanos nos sentimos más felices y viceversa. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: