Vivir plenamente deseo y placer, un derecho

La sexualidad es un derecho en sí mismo, sin embargo, la represión, el estigma y la ignorancia obstaculizan su ejecución, aseguran especialistas.

02/09/2013 6:21
AA

El placer sexual, tener un buen nivel de deseo, excitación y orgasmos ayuda orgánicamente a quienes  lo practican, pues mejora su funcionamiento cardiaco, su aparato inmunológico e influye positivamente en  su estado de ánimo. Así lo dijo el doctor David Barrios, sexólogo clínico, quien participó en la mesa especial de SUMEDICO Radio dedicada a los derechos sexuales, en el marco del Día Mundial de la Salud Sexual. 

Y continuó: “ Es un derecho de la persona si se quiere mantener casto y célibe, pero como profesionales tenemos la obligación de decirle a la gente que el placer erótico es benéfico para la salud orgánica”.

En tanto, Rinna Riesefeld, sexóloga y terapeuta  sexual, apuntó que la sexualidad es un derecho en sí misma, por lo que “no se tendría que puntualizar sobre ella, pero dada la educación que hemos tenido, en contra del placer, tan direccionada a la reproducción,  tan estigmatizada y tan represora es lo que nos lleva a reflexionar sobre los derechos”. 
 
Al destacar el papel muy importante que México y sus especialistas han tenido en la redacción de la declaración de los derechos sexuales, en cuyas aportaciones se basaron para integrar los principios que ahora rigen a nivel mundial en la materia, el doctor David Barrios, dijo sin embargo que en México aún hay muchos pendientes en la materia, pues “mucho se ha quedado en elementos discursivos, retórica, y no ha derivado en acciones de política pública ni legislaciones eficaces, que garanticen el respeto a los derechos sexuales,  entendiendo que los derechos no se inventan, se respetan”.
 
En el mismo punto, Rinna Riesenfeld agregó que “el derecho a la educación sexual, es algo a lo que no todo mundo tiene acceso, este tema debería ser, por ejemplo, parte de la primaria y acompañarnos con información básica de cómo es nuestro cuerpo, de explicarnos el placer; a los niños y niñas por ejemplo no se les explica que ser diferentes, va más allá de que una tenga el cabello largo y el otro no.  Y antes que nada, los padres necesitan informarse, no limitarse a transmitir ideas sobre lo que ellos creen es la sexualidad, sino basarse en información científica. Hay libros y materiales didácticos hechos para niños,  niñas y adolescentes,  ya divididos por edades, donde los papás pueden encontrar toda clase de apoyo.
 
 “Es importante decir que la salud sexual  toca varias áreas: la  intelectual, valores, ideas experiencias, es bienestar desde lo que se piensa, se siente, y hasta cómo nos relacionamos desde el  área física y erótica.  Entonces, no es transmitirle a los niños y niñas valores y creencias eso no es educar es enseñarles que su cuerpo es suyo y que ellos y ellas deciden cómo quieren que los toquen”. 
 
Durante la mesa, transmitida en MVS, dentro del programa SUMEDICO Radio, los panelistas advirtieron de la importancia de tener un programa nacional de educación sexual que garantice equidad de género, reivindicación del derecho al placer, libertad sexual, respeto a la diversidad sexual, y el acceso libre a los servicios de educación y salud sexual para toda la población.
“Sí  hay que conmemorar el Día Mundial de la Salud Sexual,  hay que festejarlo con trabajo, pero también hay que exigir que haya una conciencia más amplia de esta impostergable necesidad”, coincidieron los especialistas, pues  “un indicador del desarrollo de un país tiene que ver con el ejercicio de los derechos sexuales y en México aún estamos lejos de lograrlos a plenitud”.
 
El placer no es uno, ni es mundial
La terapeuta Rinna Riesenfeld puso en la mesa el tema del derecho a elegir, y señaló:  “Yo siempre me cuestiono por qué se piensa que una persona no tiene derecho a elegir a quien amar, con quien compartir su calentura, si quiere  o no tener hijos, tener  derecho a su propia salud, y el problema de la sexualidad y de los derechos, la política y del ejercicio de los mismos tiene que ver con que se matiza con temas de moralidad, cuando la moral no debía incidir en los derechos.  La sexualidad no es mundial y no es una.  La sexualidad como cada quien la conciba es fantástica, pero es personal, entonces si no respetamos el derecho de alguien a ser diferente y tomar otras decisiones sobre su cuerpo, su sexualidad y su amor, entonces qué le respetamos”.
 
Al reafirmar que cada quien decide sobre su cuerpo y no perdiendo de vista que no hay una naturaleza, hay muchas, y no hay una ”normalidad”, el doctor David Barrios dijo que la diversidad nos dota de identidad, pues ésta es  “es un valor supremo de la especie humana, nos dota de riqueza, si somos diversos en sistemas políticos, en religiones, en gastronomía, en  vestimenta por qué no habría diversidad en la sexualidad, en la vivencia erótica y en los procesos amorosos.
 
“Y esto que parece tan sencillo de mentalizar, es muy difícil para llevar a la práctica, por eso las fobias de diversa naturaleza sientan su estado de realeza en muchos lugares. El antídoto para las fobias es  la educación, y generar  espacios no de tolerancia, sino de respeto pleno a esas diversidades”.
 
Servicios de salud y educación
Los especialistas pusieron el foco, también en otro de los derechos sexuales, el que se refiere a la decisión reproductiva, sobre todo en el caso de las mujeres, sobre las cuales hay mucha presión social, sobre todo en lo que se refiere a la maternidad, cuando para eso, como para tener una pareja estable, dijeron los expertos, se necesita vocación “porque no todos sabemos y no todos podemos”.
 
Por otro lado, los terapeutas subrayaron que tener salud sexual no es “no tener síntomas”, pues ésta  “va mas allá de disfunciones o enfermedades, se trata de tener relaciones placenteras, sin riesgos de infecciones de transmisión sexual o embarazos no deseados.
Pero cómo se van a proteger, sobre todos los jóvenes si nos saben cómo usar los preservativos, si no saben a qué especialista acercarse, si los mismos médicos no reciben educación en lo que se refiere a educación sexual formal y menos sobre derechos sexuales.  
 
Los derechos sexuales son: 
 
  • Libertad sexual
  • Autonomía, integridad y seguridad
  • Privacidad sexual
  • Equidad
  • Placer
  • Expresión emocional
  • Libre asociación
  • Decisiones reproductivas
  • Información científica
  • Educación sexual plena: Ideas sensaciones, sentimientos y actitudes
  • Atención a la salud sexual, tanto en su esfera emocional, como orgánica 
Orientación sexual
En lo que se refiere a orientación sexual , los especialistas aclararon que ésta no se decide, se descubre y se vive.
 
“La vida nos da la oportunidad de descubrirnos, con paciencia y dándonos tiempo de escucharnos, de descubrirnos;  hay gente que lo ha tenido claro desde siempre, pero no siempre ocurre así. Nadie es, estamos siendo todos los días, y de la misma forma se aparecen cosas y retos diferentes. El amor, el sexo y la atracción, son de los sentimientos y sensaciones menos controlables, mejor escríbamos nuestra historia hasta hoy, porque mañana hay que dejarnos enamorar por la vida”,  concluyó Rinna Riesenfeld.
 
Por su parte, el doctor David Barrios, concluyó que la sexualidad y el sexo no es derecho de mayorías porque eso se utiliza para justificar la discriminación. “Hay  campañas, por ejemplo, que dicen que la homosexualidad es curable, preceptos religiosos y culpígenos, entonces yo llamo al público a atender conocimientos de la ciencia y el humanismo, no la charlatenería. Nadie tiene el derecho de quitar su derecho a otro, de eso se tratan también, los derechos sexuales”. 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: