VPH, amenaza para las mujeres del mundo

En México, al igual que en otros países como Argentina, la vacunación contra VPH es la primera medida de prevención contra el cáncer cervicouterino. n

17/08/2010 6:22
AA

En México, cada dos horas fallece una mujer por  cáncer cervicouterino, que es ya la causa principal de mortandad particularmente en féminas de los 40 años en adelante.

Es a consecuencia de ello que en la dirección de Cáncer de la Mujer del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud se lleva a cabo una campaña permanente de vacunación contra el Virus de Papiloma Humano (VPH).

Al respecto, la directora de dicho organismo, Olga Georgina Martínez, ha referido que el Virus del Papiloma Humano es el principal causante de dicho cáncer, destacándose que existen más de 100 variedades de los cuales 15  son oncogénicos. Se trata de un virus que afecta sobre todo a las mujeres, pero los hombres son los portadores.

Los tipos 16, 18, 31, 33 y 45, que son altamente oncológicos y permanecen en el organismo, listos para ocasionar el cáncer en cualquier momento, pues su  presencia no crea anticuerpos, se queda en el epitelio de las células y si la infección persiste, el riesgo de desarrollar el cáncer es muy elevado y lamentablemente no hay síntomas. Cuando se presentan lesiones, se aplica un tratamiento y por lo general este es efectivo, pero los tipos de virus que las ocasionan no son precisamente los más oncogénicos.

Entre los factores de riesgo, se encuentran la práctica sexual con parejas múltiples, las enfermedades de transmisión sexual, el no usar condón y tener contacto piel con piel (aunque es un virus que se encuentra en la zona ano-genital y el condón solamente cubre el pene) y el no estar circuncidado es un factor para la transmisión

El fenómeno de expansión del cáncer cervicouterino por VPH se registra en todo el mundo, de acuerdo al el doctor David Fusaro, director del Instituto Ginecológico de Buenos Aires, cada año a nivel mundial se registran 500 mil nuevos casos de cáncer de cuello de útero. De esos, se calcula que 270 mil mujeres morirán como consecuencia de la enfermedad.

Lo anterior en el marco de un taller sobre VPH y Cáncer Cervicouterino, realizado en la capital de Argentina, donde la ginecóloga Alejandra Di Gregorio expuso: “Aunque no todos los cuadros de HPV evolucionarán hacia el cáncer de cuello de útero, ésta infección es una causa necesaria e ineludible de la enfermedad oncológica. Esto quiere decir que está presente en el 100 por ciento de los cuadros. Por eso, es vital que informemos a las madres para que sean ellas las que puedan explicarle a sus hijas la importancia de contar con la vacuna, herramienta de prevención primaria, antes de comenzar la vida sexual”.

Hizo hincapié en la necesidad de controlarse periódicamente y de cumplir con los exámenes que se utilizan para detectar la presencia del VPH, como lo son el papanicolau y la colposcopía. >> Los exámenes de detección que necesitan las mujeres.

Formas de prevención
“El VPH necesita una puerta de entrada al organismo, que es la que se produce con el microtraumatismo que genera un encuentro sexual”, agregó Di Gregorio, quien hace hincapié en que la protección de las mujeres debe empezar desde chicas.

Esto, porque 30 de los tipos de VPH se alojan en la mucosa genital y es la infección de transmisión sexual más frecuente, razón por la cual la vacuna debería ser aplicada antes de comenzar a tener relaciones.

“Esto es vital porque detectado a tiempo -con los métodos antes mencionados- el 90 por ciento de los cuadros de VPH remiten a los dos años, mientras que sólo el 10 por ciento restante evoluciona debido a la persistencia de la infección”, enfatizó.
Apuntó que debido a que el VPH no genera inflamación, no bloquea el sistema inmunológico y no excede los epitelios (razón por la cual no ingresa al torrente sanguíneo), para el organismo resulta imposible poner en marcha su inmunidad, es decir que no puede darle batalla al virus.

“Es por eso que la única forma de detectarlo y, consecuentemente, poner en marcha el tratamiento es cumplir con lo que se llama prevención secundaria, es decir los métodos de diagnóstico. Desde este punto de vista no hay que esperar a tener síntomas porque, de hecho, éstos nunca van a presentarse, a menos que el cuadro ya haya progresado mucho y las manifestaciones tengan más que ver con una problemática general del organismo que con la patología puntual”, refirió el doctor Fusaro, quien además destacó que “los ginecólogos tenemos un rol importantísimo en este sentido porque somos los que más cerca de la mujer estamos”.

Concerniente a  los tratamientos, en caso que las lesiones producidas por el VPH sean precancerosas, el abordaje (destructivo) estará limitado al cuello uterino; mientras que si el cuadro está avanzado y las lesiones son cancerosas deberá recurrirse al tratamiento quirúrgico radical, es decir la remoción del útero (en la etapa inicial) o bien a la quimio y radioterapia en las etapas más severas. (Con información de TuVoz.com)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: