¿Y después de la quimioterapia, qué?

Luego de la alopecia, las náuseas y los vómitos provocados por la "quimio" son las principales preocupaciones de los pacientes con cáncer.

23/05/2010 5:23
AA

Luego de recibir la noticia de que padecía cáncer, Rosario pasó por todos los estados de ánimo: tristeza, enojo, impotencia, resignación y finalmente tomó valor.  Esta es su historia y su experiencia con la quimioterapia.

“El 23 de diciembre me confirmaron que definitivamente los ganglios estaban sanos,  realmente fue el mejor regalo de Navidad que tuvimos. Navidad y Año Nuevo la pasamos en familia, con un montón de sentimientos encontrados… fue muy raro, tristeza por lo que había pasado, alegría por los buenos pronósticos y una sensación muy pero muy fuerte esperanza, en que esto sería sólo un mal capítulo en nuestras vidas.

“En enero me dejaron descansar y a fines de ese mes empecé con las quimios… la primera fue muy dura… me dolió y lloré como una loca, tengo un umbral de dolor bastante alto y soy aguantadora, pero evidentemente lo desconocido y lo incierto, sumado a que era la primera vez que tomaba el tratamiento, no me tomó bien la anestesia que me habían, la pasé muy pero muy mal.

“Después de la primera sesión de quimioterapia me decidí a cortarme el pelo, lo tenía largo y super lindo, pero si se iba a caer lo mejor era que me lo cortara cortito y luego cuando empezara a caerse ya me pelara…  Con la segunda sesión de quimio ya empezó a caerse el pelo y decidí directamente raparme, porque a medida que se van cayendo los pelos sueltos son como agujas que se te clavan en la cabeza, ¡no los aguantas!

“Me compré unas pelucas, pero realmente no las usé, dan mucho calor, me sentía disfrazada… así que opté por comprarme varios pañuelos (tipo bandana) de diferentes colores y los combinaba con la ropa, colorados, violetas, verdes, turquesas, fucsias. Alguna vez si tuve que usar la peluca para una boda, porque me parecía que llamaría menos  la atención la peluca que un buen pañuelo, (aunque fuera Hermes o lo que fuera… ) igual iba a ser blanco de miradas y no me interesaba.  Preferí pasar desapercibida y realmente así pasó, las personas que me conocían no se daban cuenta y me decían qué bien tenía el pelo, a lo cual yo les respondía que era una peluca porque de mi pelo ya no quedaba nada.

“Las quimios no me pegaron muy duro, soy una persona bastante fuerte y hay tan buena medicina hoy en día que realmente traté de hacer mi vida medianamente normal y habitual, traté de seguir yendo al gimnasio, por supuesto que a un ritmo mucho más bajo, seguí estudiando, viajando, finalmente  Semana Santa nos fuimos a Los Ángeles y a San Diego y fuimos a Disneylandia, no paré desde las 9 de la mañana hasta las diez de la noche… mis hijos estaban felices y yo también.

“Después de unos meses en quimio, también empezaron a caérseme las cejas y las pestañas, ya no podía pintármelas porque no había nada, los ojos me lloraban todo el día, en parte por efecto del tratamiento, en parte por la falta de protección. Así que empecé a maquillarme las cejas y los ojos para que no se vieran tan mal… realmente también cambia el color de la cara, uno se va poniendo como amarillo, sin vida, es una sensación muy fea, pero nada que un buen maquillaje no pueda ayudar un poco a mejorar.  En este sentido me ayudó muchísimo mi amiga Claudia García con sus conocimientos de consultora en imagen, me asesoró para comprarme maquillajes nuevos que fueran acordes al color que iba tomando mi piel en ese momento que se veía bastante deteriorada por efecto de la quimioterapia.

“También me habían dicho que se me podían caer o mancharse las uñas y si bien no se me cayeron, algunas se me mancharon. Durante las quimios el pelo me siguió creciendo, poquito y muy frágil pero crecía.

“Terminé las quimios el 13 de julio y realmente mi cara era el calco de la destrucción, evidentemente la quimioterapia te destroza. Después me hicieron un Pet, que es un estudio de todo el cuerpo,  una vez que sabes que todo ya está bien y a medida que va pasando el tiempo vas recobrando el color de tu cara, las cejas y las pestañas vuelven a salir, el pelo ¡también! Alrededor de mediados de septiembre ya no use más los pañuelos y ahora después cuatro meses ya tengo el pelo cortito, pero parejo.

“A medida que iba desintoxicándome de las quimios me daba cuenta de que mi cuerpo tenía más resto por ejemplo para la actividad física, cada vez podía exigirme más… volvía a ser como antes.

“Bueno esto es lo que me pasó a mí con el cáncer, hoy por hoy tengo que controlarme cada tres meses… y a medida que pase el tiempo  esos controles serán un poco más espaciados.  Pero sin duda con ayuda de tus seres queridos, el afecto y fundamentalmente con una actitud positiva se puede salir adelante. Por lo menos estoy convencida de eso.

Y después de la “quimio”…. qué?

Y es que después de la alopecia, las náuseas y los vómitos provocados por la “quimio” ocupan el podio de las principales preocupaciones de los pacientes con cáncer que se someten a este tratamiento. Una guía fácil, y disponible a través de la mayoría de asociaciones de pacientes, pretende hacer la vida más fácil a quienes tienen que pasar por ello.

Así, comer varias veces al día en lugar de hacer tres comidas copiosas, evitar los dulces y las grasas, los olores fuertes, hacer algo de ejercicio suave… son algunos de los remedios que los lectores podrán encontrar en “¡Siéntete bien! Náuseas y vómitos bajo control”, editado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), la Federación de Mujeres con Cáncer de Mama (GEICAM), el grupo de investigación SOLTI y la colaboración del laboratorio MSD.

Según pubicó El Mundo, este domingo, sus autoras, las doctoras Ana Lluch (al frente del servicio de Oncología del Hospital Clínico de Valencia), Laura García Estévez (del Centro Integral Oncológico Clara Campal, en Madrid) y Montserrat Muñoz (del Clínic de Barcelona), han recordado en la presentación de este libro los viejos tiempos en los que los pacientes sufrían náuseas irremediablemente incluso mientras estaban enganchados al gotero de la quimioterapia.

La aparición de un variado arsenal de fármacos antieméticos (contra los vómitos) ha desterrado de los servicios de Oncología estas escenas, y permite ahora incluso adelantarse a la aparición del problema. Como explica el doctor Ricardo Cubedo, asesor de El Mundo y oncólogo del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, “aunque no todas las quimioterapias producen el mismo grado de náuseas, disponemos de buenos fármacos para evitar este círculo vicioso”.

Evitar las náuseas anticipadas
Porque como ha explicado la doctora Lluch, un paciente que sufre náuseas en su primer ciclo de “quimio” afronta mucho peor el resto del tratamiento, porque va al hospital condicionado por su mala experiencia (e incluso sufre náuseas anticipatorias). Por eso, ha añadido, “entra casi incluso dentro de la mala praxis médica dejar que un paciente pase su quimioterapia con vómitos si podemos evitarlo”. Muchos de sus colegas, ha criticado, apuestan por “esperar a ver si vomita y si eso ya le daré tratamiento”, aunque ha asegurado que esa es una idea equivocada y hay que erradicar la relación “quimio-náuseas”.

A veces, ha señalado García Estévez, es sólo cuestión de tiempo, que el oncólogo se pare unos minutos a informarle a su paciente y a “desmontar el miedo a lo desconocido”. Ella se ha ocupado también en este manual del apartado dedicado a otras terapias complementarias, como la musicoterapia, la acupuntura o el cannabis, por el que tanto preguntan los pacientes en la consulta. Aunque la realidad es que no existen suficientes evidencias científicas a su favor (y en España sólo está autorizado en Cataluña a través de la vía de uso compasivo) las tres oncólogas se han mostrado favorables, “si no se gastan mucho dinero y si sienten que les funciona”.

Aunque la guía (de fácil manejo, “para leer en la sala de espera”) está escrita por tres especialistas en tumores de mama, sus consejos son extensibles a cualquier otro tumor, han aclarado. Además, como ha señalado la doctora Lluch, pese a los avances en nuevos tratamientos contra el cáncer (con menos efectos secundarios), “todavía nos tenemos que apoyar en la “quimio” en casi todos los casos”. (Con información de El Mundo)
 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: