“Yo pensé que me iba a morir”

Silvia no pensaba que podía contagiarse de VIH, sólo mantenía relaciones íntimas con su esposo.

28/11/2015 7:52
AA
“Soy mexicana, soy VIH (positiva) y soy mujer”. Silvoa contrajo la enfermedad al tener relaciones sexuales sin protección con su esposo. Hace 22 años le dieron el diagnóstico, una noticia que la dejó paralizada por casi un año.
 
“Cuando me contagié era ama de casa, sufría violencia, yo pensaba que me iba a morir”, dice la actual activista por los derechos de los pacientes con Virus de Inmunodeficiencia Humana.
 
En México, el 70 por ciento de las mujeres con VIH se contagiaron, como le sucedió a Silvia,  al tener relaciones sexuales sin protección con su esposo o su pareja estable.
 
Uno de los grandes problemas que se enfrentan es que las mujeres no se reconocen como un grupo de riesgo y eso da como resultado que muchos casos son diagnosticados con la enfermedad en estado avanzado.
 
A Silvia la información le llegó en cascada, primero enfrentó la noticia de la enfermedad de su esposo, internado en una Clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social, después de hacerle las pruebas pertinentes, los médicos le informaron que ella también estaba infectada.
 
Silvia recuerda el momento en que le dieron el diagnóstico “no pude contener el llanto, en un año me la pase diciendo ‘qué voy a hacer’”.
 
“No sabía que el VIH se contagiaba vía sexual”, dice Silvia, que en pocos años pasó de no tener “ni voz ni voto” en un matrimonio fallido a participar en plantones para exigir el derecho al tratamiento adecuado para el VIH.
 
Una vez superado el impacto de tener la enfermedad, empezó a buscar información. “Me tocó luchar por mis derechos. Ahora doy la cara, antes no podía. La Silvia de antes no se parece a la de ahora, que es una mujer fuerte”.
 
Silvia tiene tres hijos, que como ella misma dice, son su motor de vida.  Una psicóloga, un estudiante de economía y un adolescente que está por entrar a la universidad.
 
“Ahora levanto la voz, antes me decían que no tenía derecho por ser mujer, pero he sabido salir adelante”.  
 
La enseñanza que comparte la actual activista es clara: “las mujeres no nos hacemos visibles por miedo, timidez y hasta por problemas económicos, pero hay que valorarnos, querernos y empoderarnos”. 
 
Otro problema, es que una vez que se saben infectadas, al buscar ayuda, las mujeres no se sienten identificadas con los grupos de apoyo, donde se encuentran por lo regular una mujer por cada diez hombres.
 
Es necesario impulsar la detección de VIH en mujeres, así como hacer estrategias de información para que adolescentes, jóvenes y adultas estén informadas sobre los riesgos de la transmisión.
 
Una mujer infectada con VIH puede tener hijos sanos si sigue un tratamiento antirretroviral, pero necesita saber que está infectada para poder tomar los tratamientos adecuados.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: