Zonas altas aumentan trastornos del sueño

Cuando una paciente con problemas para dormir, a causa de la altitud, toma terapia combinada, logra mejorar su sueño.

18/12/2012 3:46
AA

 El insomnio es uno de los trastornos del sueño más comunes, y suele aparecer en conjunto con la apnea obstructiva del sueño, especialmente entre quienes acostumbran realizar viajes a zonas de gran altitud, según indicó un estudio publicado en The Journal of the American Medical Association.

Viajar a zonas de montaña altas puede exponer a estos pacientes a la hipoxemia (niveles anormalmente bajos de oxígeno en la sangre) y la exacerbación de la apnea del sueño, explicaron los autores de la investigación, quienes advirtieron que aún no hay un tratamiento para estos enfermos en este contexto.

Tsogyal D. Latshang, de la Universidad de Zurich (Suiza) y sus colegas realizaron un estudio para evaluar si el acetazolamida, un estimulante respiratorio utilizado para tratar el mal de montaña agudo y de respiración periódica a gran altitud, funcionaba para controlar este mal.

El fármaco se dio en combinación con un autoajuste de la presión respiratoria positiva continua (autoCPAP, controlando el ajusto continuo de la presión de la mascarilla por ordenador) y se midio si proporcionaría una mejor oxigenación y control de los trastornos del sueño en pacientes con AOS en altitud moderada.

El ensayo se realizó de forma aleatoria en  51 pacientes con AOS que viven por debajo de una altitud de 800 metros y que reciben terapia CPAP que se sometieron a estudios en un hospital universitario de 490 metros y alojamientos en aldeas de las montañas suizas a mil 630 metros y dos mil 590 metros en el verano de 2009.

Los pacientes fueron estudiados durante dos estancias de 3 días cada uno en los pueblos de montaña, en donde tomaron acetazolamida (750 mg por día) o placebo además de autoCPAP.

Los investigadores encontraron que en mil 630 metros y dos mil 590 metros, acetazolamida y el tratamiento combinado autoCPAP se asoció con mayor saturación de oxígeno y un menor apnea/index hipopnea en comparación con placebo y autoCPAP. AutoCPAP con acetazolamida aumentó el punto medio de saturación de oxígeno nocturna en un 1%, a mil 630 metros y un 2%, a dos mil 590 metros.

Acetazolamida y autoCPAP consiguieron controlar mejor la apnea del sueño en estas alturas que el placebo y autoCPAP: la mediana de apnea/hipopnea fue de 5.8 eventos por hora y 6.8 frente a 10.7 y 19,3 por cada hora, respectivamente; mientras que la reducción media fue de 3.2 y 9.2.

La media noche-tiempo con una saturación de oxígeno inferior al 90%, a dos mil 590 metros fue del 13% frente a 57%. (Europa Press)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: